Font Size

Profile

Menu Style

Cpanel

24Noviembre2017

La figura del CIO y su salto cualitativo profesional


 

Actualmente, la figura del CIO ha hecho un salto cualitativo profesional respecto a hace unos años. Hace una década, el trabajo del CIO era el de ofrecer infraestructuras para dar soporte a las líneas de negocio de las empresas. Pero, hoy en día, su papel ha dado un paso adelante porque se ha implicado en el negocio.

Las empresas han entendido con el tiempo que la tecnología no solo está para infraestructuras en las líneas de negocio, sino para poder aportar nuevas soluciones optimizando los servicios de los propios trabajadores. También para ofrecer a los clientes nuevas oportunidades que actualmente no existen desde las diferentes líneas de negocio de una misma compañía.

Hasta el 2003-2004, en la mayoría de empresas, el CIO era el responsable de que los trabajadores pudieran desempeñar su trabajo: que el PC funcionara, que las aplicaciones ofimáticas estuvieran al día, etc. Era una persona que estaba bastante aislada del entorno del negocio. Pero a partir del 2010, la tecnología ha dado un giro radical: las herramientas para los trabajadores empiezan a ser commodities, los negocios empiezan a utilizar la tecnología y esto se va desarrollando entorno a las nuevas tecnologías.

Un ejemplo claro de esta transformación es el mundo del fútbol. Hace unos años, los profesionales tenían sus herramientas para trabajar, había una cámara con unas señales analógicas y la gente veía el fútbol a través de su televisión. Gracias a eso, actualmente podemos verlo desde cualquier dispositivo, en cualquier lugar y en cualquier momento. Este un claro ejemplo de cómo los negocios han aprovechado las infraestructuras tecnológicas para ofrecer nuevas opciones.

En la segunda década del siglo XXI, hay nuevas necesidades. Se puede ver el fútbol a través del móvil, se tiene la televisión como un concepto de Smart TV, etc. Aquí es cuando, obviamente, empieza a haber una frontera entre los responsables de negocio y los de tecnología, pero esto se tiene que ir aproximando. Es más difícil que la gente de negocio conozca y domine los conceptos tecnológicos y eso hace que los perfiles tecnológicos ganen terreno. Los últimos diez años, el CIO ha tenido que desarrollar sus habilidades; ahora tiene más presencia en los comités de dirección, toma decisiones de negocio y es partícipe del éxito de las empresas.

En referencia a los equipos, hace unos 20 años teníamos perfiles técnicos, pero en los últimos diez años también han cambiado. Se necesita que tengan las mismas características, pero que desarrollen otras habilidades como gestionar los datos, aprovechar el Big Data, que sepan transformar digitalmente utilizando todas las herramientas sin perder la visión de negocio, saber qué quieren los clientes, etc.  Al final ya no sirve tener un buen técnico que domine la tecnología, sino que tiene que estar alineado con el negocio.

En este punto, el reto más difícil que tiene el CIO del siglo XXI es el de la rapidez, agilidad y flexibilidad. El mundo de los negocios evoluciona muy rápido porque estamos en un mundo global. Por lo tanto, el CIO debe tener conocimiento de todo lo que pasa a su alrededor y poder poner en producción los nuevos negocios y ayudarlos a evolucionar.

Gustau Serra, CEO de Mediacloud


Hazte socio

De forma fácil y gratuita podrás disfrutar de las innumerables ventajas que ofrece la agrupación. Simplemente danos tu email